28 de febrero de 2012

PRESENTACIÓN CARTEL A PULSO

La Tertulia presentó su Cartel A Pulso 2012. El acto tuvo lugar en la noche del jueves 23 de febrero en las dependencias de la Iglesia Convento de San Buenaventura, ya que la fotografía elegida para este año es la de Nuestra Sra. de la Soledad en su tránsito por la Plaza Nueva camino de la carrera oficial. La fotografía es como es ya "tradición" de nuestro contertulio Daniel.
Durante el acto de presentación intervino en primer lugar el hermano mayor José Felix Romero Serrano, así como el presidente nuestra tertulia José Lara , que hizo entrega del cartel debidamente enmarcado a la hermandad, recibiendo por parte de ésta de un recuerdo conmemorativo del acto. La presentación del cartel corrió a cargo de nuestro amigo y contertulio Isidoro Hiraldo Cerquera.












BESAPIE N.P.J. DE LA SALUD







24 de febrero de 2012

Y ALGO MÁS...

Marchas en calles estrechas y algo más, silencio al pasar la imagen sagrada y algo más, olor a incienso y a azahar y algo más. Es el inicio de algo nuevo e ilusionante, el momento de madurez de todo cofrade. La separación de la mano que te ha acompañado durante todos estos años, la que te ha infundido todo su amor por esta celebración, la que te ha enseñado todo o casi todo lo que sabes y la que te ha corregido ante el error. Gracias a ello hoy puedes vivir la Semana Santa de otra forma, con otro ambiente del que no aprenderás tanto pero lo harás con él.

Salgo de casa con una sonrisa dibujada en la cara, es temprano aún, no he quedado con mis amigos hasta dentro de un buen rato pero el nerviosismo no me dejaba seguir en casa. Tenía que salir a la calle, respirar hondo y empezar a hacer mi horario con un Llamador en una mano y un bolígrafo en la otra. Ésta la puedo ver aquí… pero no creo que me vaya a dar tiempo a ver esta otra… bueno, ¿y si veo ésta antes y ya después escucho en la radio por donde van las demás?… Los nervios siguen en su aumento desenfrenado. Lo quiero ver todo, en el mejor sitio y a la mejor hora. Imposible.

Ya comienzan a llegar los demás, los hombres con sus trajes estrenados y sus zapatos relucientes. Las mujeres con esos magníficos vestidos y esos tacones que tanto harán peligrar el improvisado horario que he diseñado poco antes. Todo es lo propio de un Domingo de Ramos pero este año tiene algo más, algo que lo diferencia de todos los que he vivido antes. Quizá sea esa sensación de plena libertad, tal vez sea que estoy ante la deseada prueba de responsabilidad o puede que se trate de algo tan carnal como el perfume de mis acompañantes femeninas. Sea como sea este señalado día no es igual que los anteriores. Simplemente, tiene algo más.

Andamos un poco y ya escuchamos la primera banda, se produce un cosquilleo instantáneo en mi estómago y una fuerza invisible me empuja a acercarme. Ésta va a ser la primera que caiga hoy. Es la banda de la cruz de guía, una suerte, ya que hemos encontrado un sitio privilegiado para ver pasar la cofradía.





Pasan el Cristo y la Virgen. Van mejor que nunca. Ha sido la primera, la más especial sin duda alguna pero aun queda tanto por disfrutar hoy que el cosquilleo no se va.

El resto del día es el típico Domingo de Ramos: comida, carreras, risas, silencio, comentarios entre amigos y más carreras. Al parecer no soy el único que tiene la esperanza verlo todo, nos une ese sentimiento cofrade que durante tantos años nos han inculcado y ahora sale a la luz.

La tarde es grandiosa con muchos contrastes en ella, tanto silencio como ruido, exaltación y recogimiento, risas y respeto. Una mezcla de sensaciones que me hacen pensar que esto es cosa de otro mundo, un delirio, pero no es así, esto es real. Muy real.

Oscurece ya y va siendo hora de empezar a pensar en la vuelta. Comienzan las despedidas, los últimos comentarios de lo que ha sido la maravillosa jornada y  la expresión del deseo de vernos mañana. Si hay algo que he sacado en claro es que jamás se me olvidará este día... Definitivamente, hoy ha sido todo lo que había soñado y algo más.



DIEGO BERNAL CAMACHO

BESAPIE JESUS DESPOJADO