18 de febrero de 2016

TEXTO PRESENTACIÓN CARTEL A PULSO 2016

Hermano Mayor y Junta de Gobierno de la Antigua e Ilustre Hermandad del Stmo. Sacramento, María Santísima de las Nieves y Ánimas Benditas del Purgatorio, y Pontificia y Real Archicofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas, Nuestra Señora de Loreto y Señor San Isidoro, hermanos en Cristo.

Sr. Presidente y demás miembros de la  Junta Directiva de la Tertulia Cofrade “A pulso”, contertulios y amigos.

Un cartel, sea cuál sea su objeto, y ya consista en una obra pictórica o, como en este caso, fotográfica, pretende sin duda ser una manifestación artística bella, estética; pero debe aspirar a algo más: a llamar a los sentidos, las conciencias  o los sentimientos, rememorando vivencias y despertando ansias de participar o conocer lo que está por venir, y es objeto de su anuncio.

  Para ello, ese aldabonazo en imágenes que constituye un cartel tienen que aprehender la esencia, que según definición académica es “aquello que constituye la naturaleza de las cosas, lo permanente e invariable de ellas”. Claro está que sólo los iniciados y los conocedores, por el constante ejercicio del amor, la devoción y la diaria dedicación, pueden alcanzar la exacta medida de esa naturaleza, muy especialmente cuando de servir a Dios y a su Sagrada Imagen se trata, como es el caso de nuestras Hermandades y Cofradías.

Pero aún los extraños podemos soñar con destilar la esencia de una devoción, y modestamente disfrutarla y mostrarla, como hace en este cartel, que ya es vuestro,  nuestro amigo y contertulio Daniel González Zafra.



 Sé que esta pretensión se puede antojar osada y difícil, y aún más a los ojos de los que hacen de esa devoción y de su servicio una forma de vida, de ser Iglesia y de dar testimonio de  Fé en nuestro Salvador y su Santísima Madre, pero creedme si os digo que los que asistimos atónitos cada Viernes Santo a la Tercera Caída de Nuestro Señor Jesucristo, lo conocemos así, vencido sobre sus altísimos monte y canasto dorado, asistido del auxilio perfecto de Cirene, y amorosamente velado por el incienso que le ofrendan sus hijos de San Isidoro.

 Y es que esta foto, quizás imperfectamente, refleja para los que no tenemos la suerte de ser hermanos de San Isidoro, la esencia de vuestra Cofradía, la cual, a su vez, es esencia de una bellísima, solemne y perfecta forma de rendir culto público a nuestro Señor; esto es, constituye San Isidoro lo permanente e invariable de una manera de ser en la Semana Santa, totalmente distinta, por auténtica, a todas las demás.

En tiempos en que desgraciadamente prevalece lo accesorio sobre lo fundamental, lo superfluo sobre lo profundo, en que es vanagloria un estreno constante, un alarde musical pretendidamente innovador, un mayor recuento de insignias o nazarenos, una coreografía de andares, o incluso un itinerario o preeminencia de paso, vuestra Cofradía de San Isidoro es, para los que la presenciamos en la Jornada Crepuscular del Viernes Santo, un bálsamo que te reconcilia con nuestra Semana Santa.

Su forma de transitar ante la mirada cansada de la ciudad el Viernes Santo, solemne por profunda y bellamente desnuda de todo lo que no sea esencial para dar público testimonio de Fe y devoción a sus Sagradas Imágenes; su elegancia discretamente decimonónica, como comprimida entre su Cruz de Guía y el Preste, que pasa envolviendo en recogimiento, como en incienso, a sus Sagrados Titulares, quizás no sea flor de este tiempo; pero precisamente por ello, es esencial, porque constituye la naturaleza de una forma sevillanísima de acercar a Dios a los que lo esperan, entroncando con lo que de permanente e invariable hay en nuestra Semana Santa.

Así quiere representaros este cartel, y así os lo traemos, como pequeña muestra de agradecimiento a vuestra persistencia en no cambiar nada, y a la vez cambiarlo todo,  para que todo sea igualmente bello que ayer, como hace 50 o 100 años, como la Semana Santa que fue, es y será, la de todos los que la amamos,  indestructible por sencilla y a la vez elegante, invariable por auténtica, como San Isidoro.

Muchas Gracias.

En la Casa Hermandad de  San Isidoro, a 17 de febrero de 2016.






                            José Luis Chaves Gentil.

PRESENTACIÓN CARTEL A PULSO 2016



La Tertulia Cofrade A Pulso ha presentado su Cartel A Pulso 2016. El acto tuvo lugar en la noche de ayer miércoles 17 de febrero de 2016 a las 21.00 horas en la Casa  Hermandad de San Isidoro , ya que la fotografía elegida para este año está dedicada a Ntro. Padre Jesús de las Tres Caídas, titular de la citada hermandad. La fotografía es obra de Daniel González Zafra, miembro de la tertulia.

Durante el acto de presentación intervino en primer lugar el Presidente de la tertulia, Don Diego Bernal Cerquera, a continuación el Hermando Mayor de la Corporación D. Francisco Javier González-Gaggero Prieto-Carreño,  tras él cual se le hizo entrega del cartel debidamente enmarcado a la hermandad. La presentación corrió a cargo de D. José Luis Chaves  Gentil , miembro de la tertulia. 
Agradecer a la hermandad de San Isidoro su calurosa acogida y disponibilidad en todo momento. Esperamos nuestro cartel sea de su agrado y del disfrute por parte de sus hermanos. 
Tras el acto pudimos disfrutar de un rato distendido de tertulia en nuestra sede habitual En la Espero te Esquina. 















14 de febrero de 2016

TERTULIA EN EL RECUERDO

Hace poco más de un año presentaba nuestra tertulia su cartel A Pulso 2015 en la Hermandad de los Negritos. Así lo reflejó esta querida hermandad en su boletín.





12 de febrero de 2016

CARTEL FIESTAS DE PRIMAVERA 2016




CARTEL SEMANA SANTA SEVILLA 2016







YO SOY ESA



Son más de las doce, pero ya no quedan espacios para cenicientas. Más bien al contrario. Empezamos a repartir lo mucho que se estila el encaramiento versión madrastra. Así se defienden con más fe los planteamientos.  Dónde vas a parar. Así nos sentimos más hermandad. Así somos más respetables. Y  ya hablaremos de si nos importa una aceitunita del olivo de los Carros, el sentirnos respetados.

Soy antigua. La historia me avala, me empuja y me hace inalcanzable a vuestros ojos. Por eso, porque siglos me hacen la suya. Y soy la suya porque también soy su dueña. Y los dueños administramos lo nuestro. Con férrea voluntad. Sin tapujos. Hasta donde abarquen tus nocturnos sentidos, todo será tuyo. Mi baraja está marcada. Desde siempre. No tengo rivales. Porque soy muy antigua.

Soy seria. Y Él, que es mi gran avalista y me da el poder, es todo lo serio que yo diga que es. Y como esta gente lo quiere sin medida, yo llego a la conclusión irrefutable, de que siendo mío y solo mío, se me otorga carta de infalibilidad. Así que respétense turnos, que serán los que yo diga. Que para eso corro más que nadie. Eso sí, inamoviblemente en mi sitio. Porque soy muy seria.




Soy grande. Miles de adeptos a mi causa no pueden estar en un error.  Ni permitirían enmienda en la dirección que esta capitanía indique. No me toquen mi destino. No me toquen la que hace más dulce la espera. Pero, sobre todo, que ni rocen la decisión mía para siempre, de por dónde camino yo al abrazo con mi ciudad. Que por cierto, también es mía, y solo mía. Obsérvese que me acompaño de tropas.  Porque soy muy grande.

Soy austera. Así soy y no critico a nadie. Qué le vamos a hacer. Vivo mi limpieza de oropel y mi renuncia a alegrías efímeras y erróneas, con ese toquecito de displicencia que adorna a la gente de mi casa. No soy yo de mucho ruido en la calle, y estoy yo como notando que me quieren empujar para que no sea la niña triste de la fiesta.  Porque soy muy austera.

Soy alegre. Vengo de patria alegre. Y vengo porque yo quiero. Que si no quiero, no vengo. Que tengo yo ya muchos pretendientes de ronda bajo el balcón alfarero.  Que vengo por aportar torería y compás. Pero que cualquier día no vengo.  Que como sé que os gusta la navegación imposible en tierra, que por eso vengo. Pero que a la primera malita cara, ya estoy yo liándola en mi casa, que es de arte. Porque soy muy alegre.

Soy distinta. A mí me animan cantes de fragua. Y a vosotras, no son morenos rostros, perseguidos de siglos, los que anuncian la llegada de lo diverso, de lo peculiar. Será por eso, malditos celos, que cansaíta me tenéis de ninguneo. Arriba con los xilófonos, y vengan martinetes. Que ésta que está aquí, ya no se traga más desplantes. Porque soy muy distinta.

Levántese acta. Apunte, apunte, amigo. Reunidos en la ciudad de la Gracia, nos, corporaciones intachablemente gestionadas, decidimos que este jamón está de muerte, y que aquí no se mueve nada, porque este año lo vamos a bordar. Palabrita. Y ahora, vámonos que mira la hora que es y nos va a pillar la madrugada…

Diego Bernal